ESTUDIOS SOBRE EL PODER

Seguimos de pie

“...por nuestras hijas, hijos, para que no pasen lo que nosotros pasamos, seguimos de pie, no estamos esperando soluciones de afuera para hacer que las cosas empiecen a cambiar.”

El 17 de octubre se conmemora el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza Extrema, la tarea pendiente de Guatemala que de vez en cuando aparece en los titulares, pero es el telón de fondo cuando hablamos de derechos humanos y lucha contra la corrupción.

La primera vez que llegué al Relleno Sanitario, hace más de 10 años, el olor, las moscas, las ratas, los signos tangibles de la pobreza extrema fueron el primer obstáculo a vencer. Me quedé, porque tenía 17 años y ganas de cambiar al mundo, pero fueron los niños, niñas, los jóvenes y las familias las que me cambiaron primero a mí con su cálida bienvenida, su paciencia y su forma de explicar a un país. Ningún académico o académica, ninguna directiva de organización social, ni estudiante universitario sabe explicar a este país como lo hacen las personas que viven en la pobreza extrema.

No sin su conocimiento

Si se fijan, en las plazas, las mesas de diálogo, las asambleas ciudadanas, muy pocas veces vemos a una persona muy pobre tomar la palabra, todavía menos veces se ponen al centro de la discusión sus palabras. Las vemos siempre vendiendo banderas, comida, lustrando zapatos, pero no como portadores y portadoras de conocimientos válidos, fundamentales para reconstruir la sociedad guatemalteca desde las entrañas.

Que los procesos de construir propuestas tomen en cuenta a los más pobres no es fácil, tampoco se llega con ellos, como suelen hacer las investigaciones tradicionales, para preguntarles variables de la situación socioeconómica (¿Usted qué come? ¿Cuántas veces? ¿Qué necesita?...) en forma de encuesta o entrevista que rara vez les devuelve el conocimiento que proporcionaron y mucho menos ofrece soluciones reales.

Sin embargo hay un camino, el de la horizontalidad y la disciplina metodológica que permita que todas las personas podamos opinar: el cruce de los saberes. Una metodología participativa propuesta por el Movimiento ATD Cuarto Mundo que escucha el conocimiento que cada uno tiene y va construyendo uno nuevo que no excluye a nadie. ¿Se imaginan una sociedad que hace consensos a partir del encuentro de pobres, mestizos, pueblos indígenas, mujeres, gays, lesbianas, ricos…?

Mientras no pongamos en práctica la diversidad dentro de nuestras propuestas, seguiremos avanzando perdiéndonos el conocimiento de los que consideramos una estadística: el 53% de la población, los pobres.

30 años

El Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza Extrema fue propuesto por el Movimiento ATD Cuarto Mundo hace 30 años. Desde entonces alrededor del mundo se da a la tarea de que ese día tomen la palabra las personas que durante toda la vida y por generaciones han llevado el peso y las estigmatizaciones encima. En Guatemala, cuando hablamos de corrupción, de violación de derechos, de educación sin calidad, de hospitales no abastecidos, estamos hablando de cómo algunas personas llevan en su vida y en sus cuerpos la ineptitud de quienes toman las decisiones.

A pesar de la exclusión y del peso de vivir en la miseria, a lo largo de los años siempre escuché de las madres y padres de familia en cada asentamiento las siguientes palabras: “...por nuestras hijas, hijos, para que no pasen lo que nosotros pasamos, seguimos de pie, no estamos esperando soluciones de afuera para hacer que las cosas empiecen a cambiar”.

Última modificación: 19 de octubre de 2017 a las 17:22
0
0

Hay 0 comentarios

captcha