Combo criminalizador

Desde el sur del continente una autoridad tradicional caracteriza el “combo criminalizador”. Sus palabras resuenan en Guatemala y en la actualidad.

Por Víctor Quilaqueo

En una entrevista publicada hace algunas semanas, una de las autoridades tradicionales del pueblo mapuche en Argentina, se refería al proceso penal y de criminalización que tiene abierto en su contra como el “combo de la criminalización”.

Acusado por la justicia chilena de ataques incendiarios, decía en su entrevista: Después de eso los presos [mapuche] pasaron por el típico combo de la criminalización: prisión preventiva + operaciones de prensa + solicitud de altas penas por parte de la Fiscalía + absolución.

Como tantas otras veces, no fueron hallados los autores del incendio.

Quien habla así es Facundo Jones Huala, Longko (cabeza) de la comunidad mapuche Lof Resistencia Cushamen, quien ha participado de diversas acciones y procesos en defensa de los territorios y en contraposición directa a la concentración de la tierra y su explotación en manos de compañías transnacionales.

alt_text

En mayo de este año fue capturado bajo la excusa de una orden de captura internacional emanada desde Chile, e inmediatamente su causa movilizó a diversos grupos para frenar un irregular proceso de extradición.

La movilización de grupos policiales de choque, la presentación de evidencias insustanciales, los recursos legales para dilatar la prisión, el aparato comunicacional para transformar a una autoridad comunitaria en delincuente, son cosas que nos hacen pensar en una historia repleta de lugares comunes.

En este caso no solo la solidaridad o las resistencias tienden puentes en América Latina, sino también sus formas antagónicas.

DEJA
En julio fueron dejados en libertad las 7 autoridades comunitarias del norte de Huehuetenango. Implicados en un proceso judicial que significó prisión durante 4 años, una fuerte militarización en los territorios, interrupción de garantías elementales y una campaña de desprestigio a las organizaciones de base, vemos como se repite el patrón, el combo criminalizador.

Finalmente el 22 de julio fueron absueltos los 7 y la jueza Jazmin Barrios fue enfática en condenar los métodos de criminalización. En la lectura de aquel fallo decía: “se ha utilizado el proceso penal para criminalizar las acciones efectuadas por las autoridades ancestrales y en las que han participado líderes comunitarios para defender sus derechos.”

Un comunicado del Gobierno Ancestral Plurinacional, inmediatamente después del fallo, agradecía y al mismo tiempo condenaba la acción del Estado por intimidatoria, colonial y maliciosa.

El 27 de octubre pasado, Prensa Comunitaria publicaba una nota titulada La Historia De Nunca Acabar, Otra Autoridad Comunitaria Detenida Injustamente, denunciando la persecusión penal en contra de Domingo Francisco Cristóbal Francisco, autoridad comunitaria maya Q’anjob’al, quien fue detenido después de la movilización convocada por el Comité de Desarrollo Campesino —CODECA— el día miércoles 26 en Huehutenango.

alt_text

En la crónica de su detención y antecedentes, se presentan nuevamente los elementos del “combo”: prisión preventiva + operaciones de prensa y la acción de la fiscalía que hace pensar en un nuevo y extenso proceso.

Como vemos los métodos no son locales y son claramente consistentes con una forma de operar por parte de los Estados en convivencia con intereses relacionados con el extractivismo en toda la región.

alt_text

LIBERTAD A LXS PRESXS POLITICXS EN RESISTENCIA AL EXTRACTIVISMO

Leave a Comment