Menú Cerrar

El Museo Maya de América o ¿cómo nos privatizan simbólicamente el pasado?

Se anuncia la creación de un nuevo Museo. La autora se pregunta “¿a quién le pertenece el pasado?”

Por Margarita Cossich Vielman
(Doctorado en Estudios Mesoamericanos, UNAM, México)

Desde 2010 se ha gestado en Guatemala un proyecto privado para la creación de un nuevo museo especializado en la cultura maya: El Museo Maya de América (MUMA).

El MUMA es un proyecto que “…promueve la creación de un museo de clase mundial con el objetivo de convertirse en el depositario más importante de arqueología maya en el mundo…” según afirmaba su página web en 2015. Entre sus objetivos se encuentra la construcción de un moderno edificio, en los terrenos donde actualmente se localiza el Mercado de Artesanias, en cuyas instalaciones se “… acomodarán las colecciones más diversas y ricas, públicas y privadas de la etnografía y arte prehispánico”. El museo contará además con una bodega para piezas arqueológicas, cubículos para investigadores, una biblioteca, un auditorio y salas para exhibiciones temporales. Algo poco frecuente en Guatemala.

Este proyecto representa el ideal de cualquier investigador de las culturas antiguas; promete ser el lugar perfecto para la exhibición, socialización, educación, consulta e investigación. Pero ¿qué hay detrás de esta promesa?

alt_text

LA RUTA DEL PROYECTO

Desde 2010, en el medio arqueológico se ha sabido que el empresario multirubro Fernando Paiz Andrade, presidente de la Fundación Museo Maya de América y de la fundación estadounidense La Ruta Maya, comenzó a realizar interacciones con el Instituto Guatemalteco de Turismo (INGUAT) y la Municipalidad de Guatemala para la construcción del MUMA en una zona de recreación planificada por el alcalde capitalino que incluiría también al zoológico, áreas verdes, ciclovias y los museos de Historia Natural, de Arte Moderno y Museo del Niño.

Estos trámites se realizaron sin tomar en cuenta la opinión de la Dirección de Patrimonio Cultural y Natural del Ministerio de Cultura y Deportes.

alt_text

En 2012, durante una rueda de prensa convocada por La Ruta Maya con motivo de la repatriación a Guatemala de tres piezas arqueológicas, se mencionó la construcción de un nuevo museo de arqueología, en los terrenos del actual Mercado de Artesanias en la zona 13 de la Ciudad de Guatemala. Al respecto” Plaza Pública realizó un reportaje destacando la dicotomía entre el coleccionismo y la protección del patrimonio nacional, que incentivo la discusión sobre el tema al no estar disponible para las instituciones interesadas ninguna versión escrita del proyecto.

Hasta 2013, Fernando Paiz presentó por escrito a un grupo reducido de arqueólogos el proyecto de lo que sería el nuevo museo. En este documento se menciona que el MUMA será “el custodio de la colección que hoy aloja el Museo Nacional de Arqueología y Etnología. Dichos artefactos conformarán el corazón de la colección del museo”. “…el equipo curador del MUMA será invitado a seleccionar obras registradas de colecciones privadas y de la colección de la Fundación Ruta Maya y Fernando Paiz Andrade. Se fomentará la donación privada de coleccionistas locales e internacionales para embellecer y fortalecer el contenido del museo”.

DE PAÍS A PAIZ.

"Efecto Bilbao"

En julio de 2015, Paiz visitó la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC) invitado por la Escuela de Historia y la Asociación de Arqueólogos de Guatemala para presentar publicamente su proyecto1. Durante la reunión Fernando Paiz manifestó su intensión de construír un edificio para albergar la Colección Nacional, la colección privada de La Ruta Maya y las exposiciones temporales. Según lo expuesto la entrada a cada una de estas exposiciones tendrá un costo diferente.

El proyecto del nuevo museo incluye restaurantes, tiendas y parqueos en la planta baja del edificio. El terreno, actualmente en disputa entre el INGUAT y el Mercado de Artesanías, según el proyecto de Fernando Paiz, sería entregado en usufructo por 25 años al MUMA, con posibilidad de múltiples renovaciones. Así mismo se establece que el MUMA cobrará anualmente USD$1 al Estado de Guatemala por la renta del espacio de exhibición para la Colección Nacional.

Durante esta exposición Fernando Paiz afirmó que los comerciantes del Mercado de Artesanías ya habían aceptado ceder su espacio actual para la construcción del nuevo museo a cambio de que sus puestos comerciales se ubiquen en la planta baja del MUMA en lugar de ser trasladados al lado del Zoológico.

Fernando Paiz expresó que con la apertura del MUMA buscaba generar el “efecto Bilbao” en la capital guatemalteca, con el correspondiente aumento del turismo y el consumo de servicios en restaurantes y hoteles en la zona 13 y el Centro Histórico, incrementando los ingresos al pais… Fernando Paiz, ante los cuestionamientos, enfatizó que nadie se hace rico a expensas de un Museo.

¿A QUIÉN LE PERTENECE EL PASADO?

Por ley el Patrimonio Cultural de la Nación no puede ser privatizado. Las piezas del Museo Nacional que supuestamente albergará el MUMA seguirán siendo, en papel, propiedad del Estado de Guatemala pero la Fundación del MUMA será su depositario indeterminadamente.

Cabría preguntase ¿no es esta una privatización más que simbólica? ¿No será la colección del Museo Nacional una fachada para atraer a los visitantes y legitimar una colección privada?

alt_text

Aunque es cierto que nadie se hace rico a expensas de un Museo, sí se hace rico con los comercios, restaurantes y hoteles alrededor de este.

Si algo ha logrado este proyecto es la división del ya poco unido gremio de arqueólogos, al colocar sobre la mesa de discusión la interrogante de quién es el encargado de administrar el patrimonio de Guatemala, así como ¿a quién le pertenece el pasado?

En sus distintos encuentros con el medio arqueológico, Fernando Paiz, ha hecho evidente su intención de retroalimentarse de las opiniones vertidas para perfeccionar la argumentación de su proyecto pero sin modificar en la práctica la esencia de este.

El auge del proyecto del MUMA no se debe solamente a la capacidad de interacción de sus promotores sino también a los vacÍos institucionales y la permisibilidad del Estado.

Se impone la pregunta ¿no debería ser una prioridad del Estado fortalecer un Museo Nacional del patrimonio arqueológico y antropológico de Guatemala, tomando en cuenta que en tiempos prehispánicos, coloniales y actuales, convivieron mayas, xinkas, pipiles, mulatos y muchos más? Sin estos instrumentos, para el entendimiento de la identidad nacional, públicos y abiertos a todos los guatemaltecos, no podemos jactarnos de construir realmente un pais multiétnico, plurilingue y multicultural. Ya que son fundamentales para construir memoria, construir identidad, combatir el racismo y ayudar a entendernos como pais.

Es necesario fortalecer la función del “Museo Nacional de Arqueología y Etnología” ante los proyectos privatizadores del patrimonio nacional, donde el primer beneficiario sea el pueblo de Guatemala antes que las clases privilegiadas. El Estado es el principal garante de esta obligación.

Las piezas arqueológicas no son solamente “obras de arte”, representan el día a día de las sociedades que nos antecedieron y en muchos casos encarnan la cosmovisión actual.

1 Comment

  1. Marta Casaus Arzu

    Estoy totalmente de acuerdo con el articulo y las preguntas que se hace la investigadora al final del mismo. Yo creo que este tipo de ofensivas, son muy preocupantes para el pais y para el patrimonio cultural y especialmente de los Pueblos Mayas, porque una vez mas, siguen sin contar con ello cuando los depositarios y productores de esa cultura son los Pueblos Mayas y el conjunto de la sociedad guatemalteca a la cual nadie le ha preguntado ni consultado, solo a un grupo de arqueólogos pagados por el mismo Fernando Paíz con una dudosa intencion de lo que se quiere hacer con el museo de arqueología nacional que es privatizarlo y asi poder obtener los beneficio económicos del estado para “su museo” y de esta forma privatizar una ves mas la cultura y el patrimonio nacional. Vreo que esta es una ofensiva muy delicada y peligrosa al igual que la del Mirador a lo cual todos debemos de estar atentos y denunicar este tipo de privatizaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *