Implementación de un reglamento que regule los OGM en Guatemala

¡Debemos estar en constante vigilancia por la soberanía alimentaria, la salud y la vida de todos y todas!

Por Rosa Macías

La Ley para la Protección de Obtenciones Vegetales conocida como “Ley Monsanto”, fue aprobada en junio del 2014 bajo el decreto 19-2014 sin debate previo con la sociedad guatemalteca que no tardo en pronunciarse en contra de la misma, logrando su derogación con el decreto 21-2014 que entro en vigencia el 25 de septiembre del 2014.

La ley implica no solo patentar las semillas sino también su modificación. Con esto se pone en riesgo la seguridad alimentaria y la salud, dado que las semillas modificadas no cuentan con los mismos nutrientes que las semillas naturales, estas son alteradas sin conocer a detalle los efectos a corto, mediano y largo plazo que puedan tener en otros organismos vivos. Dicha ley responde a la lógica capitalista de producción y consumo acelerado por lo que el fin no es la mejora de las semillas en sí, sino su crecimiento rápido y masivo para disponerlo en el mercado y de esta forma incrementar las ganancias en una unidad menor de tiempo.

Otra implicación sería la compra de semillas por parte de los campesinos a empresas como Monsanto. Esto conllevaría a la dependencia hacia estas empresas para la cosecha, ya que las semillas alteradas o modificada genéticamente son infértiles. Siendo el principal alimento y sustento de la población, le corresponde a ellos y ellas determinar si es o no viable la aplicación de la ley. Ante esto, ya se han manifestados diversas organizaciones y el rechazo ha sido rotundo.

Guatemala no es el primer país en rechazar la implementación de dicha ley; actualmente algunos elementos de fondo de esta ley están queriendo ser implementados en un reglamento que está elaborando el Consejo Nacional de Áreas Protegidas –CONAP- para el uso de transgénicos en el país, ante ello se ha pronunciado la Red de Seguridad Alimentaria de Guatemala –REDSAG, solicitando la no aprobación del reglamento ya que viola el derecho de los campesinos a la agricultura y significaría un robo de genes de especies silvestres. No se cuenta con mucha información sobre el contenido de dicho reglamento que elabora el CONAP, por lo que se debe estar en constante vigilancia a este tema dado las implicaciones que conlleva el contenido de dicho reglamento.

_________________________________________________________________

También te puede interesar:

Spots en contra de las semillas transgénicas y la criminalización de campesinos y campesinas

Leave a Comment