Infografía: consultas comunitarias en Guatemala

Una mirada a las consultas comunitarias en Guatemala.



Por Eleonor Katz y Selvin Torres

La participación de los pueblos indígenas en la toma de decisiones en Guatemala ha sido, para el Estado, un asunto complejo de abordar y frente al cual han tomado el camino de la restricción de derechos. En este contexto, la consulta previa, comunitaria o la consulta de vecinos, si bien son diferentes, han sido mecanismos que han permitido a las comunidades expresar sus opiniones y decisiones frente a cualquier asunto que afecte sus territorios.

Parte del proceso de investigación que Ceppas ha impulsado en los últimos meses, se presenta en la siguiente infografía que busca mostrar datos sobre las consultas comunitarias realizadas en Guatemala. Los datos se fundamentan en el esfuerzo de generar un listado que logre recabar datos de las consultas alrededor del país, las cuales suman alrededor de 81 procesos de consultas en 12 departamentos.

Si bien estas difieren de otros listados, lo importante de rescatar es todo el esfuerzo organizativo de comunidades que buscan ejercer sus derechos y no quedarse callados frente a las decisiones que se toman desde las instituciones del Estado. Las consultas como lo refirieron varios entrevistados son expresiones ancestrales que a lo largo de la historia se han utilizado a través del diálogo, participación y toma de decisiones en los territorios.

Si bien el Convenio 169 de la OIT refuerza la importancia de las prácticas ancestrales de los pueblos indígenas, debemos de tomar en cuenta que han sido mecanismos históricos de participación y que en los últimos años han sido parte de la defensa y resistencia ante las inversiones en proyectos extractivos ya sean mineros, hidroeléctricos o monocultivos.

En este sentido, es importante recordar cuatro puntos para reflexionar sobre la participación y consulta en Guatemala:

  1. En Guatemala la consulta y participación de las comunidades debe ser entendida como un conjunto de derechos que emanan de diversas tradiciones y no como una concesión del Estado o de organismos internacionales.
  2. El derecho a la consulta y participación no constituye un fin en sí mismo, sino que es una vía para asegurar el goce de otros derechos individuales y colectivos.
  3. Es muy importante considerar la consulta previa en el contexto específico del ciclo extractivista de la región.
  4. La consulta y participación permiten redefinir el campo de acción de nociones como legitimidad, soberanía y participación.

description

Deja un comentario