Justicia y democratización de la gobernanza ambiental: los desafíos de la ecología política

Se celebró el primer Congreso Latinoamericano de Ecología Política organizado por la Universidad de Chile.

* Por Ainhoa Mingolarra

Entre el 21 y 25 de Octubre de 2014 se celebró en Santiago de Chile el Congreso Latinoamericano de Ecología Política, organizado por el Departamento de Geografía de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile, en el marco del proyecto ENTITLE, Red Europea de Ecología Política, y donde se dieron cita participantes de más de 14 países, entre ellos: Chile, Argentina, Brasil, Perú, Colombia, Puerto Rico, Portugal, España, Grecia, Reino Unido, Japón y Canadá.

alt_text

El congreso tuvo como objetivo poner a dialogar a distintos actores, especialmente de la academia y de la sociedad civil, sobre temas clave de la ecología política: los conflictos ambientales y la justicia ambiental, energía, agua y minería, desastres socio naturales, bienes comunes, nuevas perspectivas de desarrollo, Estado, políticas ambientales y democracia y ecología política urbana. Con una visión multidisciplinaria, se ha buscado destacar innovaciones metodológicas, experiencias de investigación-acción con comunidades, tendencias y nuevas líneas de trabajo que ayuden a profundizar en los estudios de la ecología política en América Latina, y al mismo tiempo crear y fortalecer vínculos de trabajo con pares europeos. Todo ello con un propósito: avanzar hacia la justicia ambiental y la democratización de la gobernanza ambiental.

Además de las ponencias, se sucedieron mesas redondas donde se ampliaron las discusiones sobre los bienes comunes, las geografías emocionales como parte de la ecología política, los mercados del agua en Chile, los conflictos en el desarrollo forestal de Chile en los últimos 40 años, los discursos y la realidad del Estado con las empresas en los conflictos socio-ambientales, las semillas campesinas y la defensa del patrimonio socio-genético común, la ecología política en el entorno caribeño de Puerto Rico; así como sobre temas más prácticos en el ámbito académico como son los desafíos de la publicación de artículos de investigación, o la presentación del atlas de justicia ambiental del proyecto EJOLT.

Cada tarde hubo tiempo para las plenarias con destacadas personalidades de la ecología política: María Luisa Escenhagen, de la Universidad Pontificia Bolivariana en Colombia, Thomas Perreault, de la Universidad de Syracuse en EEUU, y Enrique Left, de la Universidad Autónoma de México, quien dio una conferencia en la ceremonia de clausura.

alt_text

Igualmente, hubo espacios paralelos para una presentación de afiches de los estudiantes de pregrado y postgrado, y para los stands de organizaciones de la sociedad civil. Como actividad ad hoc del congreso, el día sábado se organizaron dos salidas al terreno: a los espacios urbanos en las orillas de río Mapocho en Santiago centro y a la comuna de Isla de Maipo en el Valle central de Chile.
Con un programa tan completo con más de 130 ponencias y la puesta en común de investigadores y especialistas, se discutió mucho y se plantearon cuestiones tan actuales y complejas como:

  • ¿Qué es le ecología política?
  • ¿Existe una ecología política latinoamericana?
  • ¿Avanzamos hacia un post-neoliberalismo, o es un concepto falaz?
  • ¿Existe el Sur global?
  • ¿Quién pone precio a la naturaleza?
  • ¿El pago por servicios ambientales puede ser una opción sostenible a largo plazo?
  • ¿Es posible medir la cultura?
  • ¿Necesitamos redefinir el concepto de desarrollo; cómo?
  • ¿Es el paradigma actual de la economía universal válido?
  • ¿Si la demanda de recursos naturales de China sobre América Latina disminuye, significa esto un fracaso del extractivismo como política económica?
  • ¿Es el sector financiero una fuerza motriz en la explotación del oro?
  • ¿Pueden las protestas ciudadanas y los conflictos ambientales servir para detener megaproyectos extractivistas como ha ocurrido en Esquel (Argentina), Pascua Lama (Chile y Argentina) o Sarayacu (Ecuador)? y ¿hasta cuándo se han detenido estos proyectos?
  • ¿Qué ocurre cuando no hay movimientos de resistencia ante los megaproyectos, cuando las víctimas de la contaminación son también sus “verdugos”?
  • ¿Son los pueblos indígenas guardianes de la biodiversidad o son sus territorios un obstáculo para el desarrollo?
  • ¿Por qué el ser humano instaura estructuras de dominio hacia la naturaleza, la mujer o un grupo social x?
  • ¿Los grupos sociales más vulnerables son siempre los más resilientes ante un desastre natural?
  • ¿Una participación ciudadana vinculante puede ser la solución? Pero ¿qué ocurre cuando las empresas “compran” a las comunidades?
  • ¿Por qué hay tan poca ecología en la ecología política?
    (…)

Por último, mis felicitaciones a los organizadores y participantes por contribuir a sentar una base firme de este compromiso de largo recorrido que es la Ecología Política. Más información sobre el congreso aquí./

* Ainhoa Mingolarra es bióloga por la Universidad del País Vasco y filósofa por la Universidad Humboldt de Berlín, consultora especialista en ecología política y derecho ambiental.

Leave a Comment