Menú Cerrar

La memoria descansa entre pinos en Comalapa

La memoria descansa entre pinos en Comalapa

Memoria fotográfica de la inhumación de 172 víctimas del Ejército llevada a cabo en Comalapa, Chimaltenango los días 20 y 21 de junio de 2018.

Entre 2003 y 2005, la Fundación de Antropología Forense de Guatemala (FAFG) realizó una exhumación en el antiguo destacamento militar, en San Juan Comalapa, Chimaltenango, donde fueron encontrados 220 personas entre ellas, una mujer en estado de gestación, niños, adolescentes, adultos y ancianos.

Durante la exhumación hallaron a personas desaparecidas de diferentes lugares aledaños y depositados en esas fosas en Comalapa.

De los 220 restos encontrados fueron identificados 48, de los cuales seis aparecían en el diario militar; Moisés Saravia, Juan de Dios Samayoa, Amancio Villatoro, Zoilo Canales, Hugo Navarro y Sergio Linares.

Entre velas, pino, flores e incienso, con ayuda de la Coordinadora Nacional de Viudas de Guatemala (CONAVIGUA) y la FAFG, pobladores y pobladoras de ese lugar despidieron a las otras 172 víctimas que aún no han sido identificadas y que ahora esperan a algún familiar en el pasaje de la memoria, junto al muro de los 6,041 nombres de personas desaparecidas en Guatemala.

3 Comments

  1. Marcela Alvarez PD

    Es un horror como nos matamos entre la misma especie. En que momento los hombres se quedan sin sentimientos para no sentir DOLOR al causar esas muertes inocentes…

  2. Angelica López

    Declaro, afirmo, confirmo, decreto que estas vejaciones se han eliminado, porque existimos muchas mujeres y hombres que tenemos claro nuestro camino de luz, porque la memoria de los muertos permite a nosotros los que estamos vivos hacer un cambio profundo de nuestro ser, que el amor de estos hermanos y hermanas nuestras ilumine nuestros pasos y apuesta por una Iximulew libre.

  3. Ana Balcárcel

    Que nuestros muertos nos resuciten la memoria en estos tiempos de amnesiia colectiva. Que nos devuelvan la dignidad de quienes luchan por lo que es justo, que nos devuelvan la voz para gritar que olvido jamás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *