Menú Cerrar

Por una izquierda sólida, capaz de disputarle el poder a la derecha

El 18 de mayo del año en curso, en la ciudad de Guatemala se organizó el Foro Debate: “Perspectivas de las izquierdas partidarias ante la coyuntura política y electoral”. Participaron representantes del Partido Guatemalteco del Trabajo, PSOCA, Movimiento Winaq y URNG. A continuación presentamos el comunicado conjunto de las organizaciones convocantes.

El proyecto de la derecha

 En 1954 la derecha guatemalteca instauró un régimen político, económico y cultural que pervive hasta hoy bajo distintas formas. Entre los años sesenta y setenta, distintas expresiones de la izquierda se enfrentaron al Estado contrarrevolucionario por medio de la lucha de masas y de las armas. Dichas iniciativas fueron desmontadas a través de un proceso altamente represivo y genocida que afectó a gran parte de la organización social y popular, y en general a toda la población de país, sobre todo a los pueblos indígenas. En seguida, la oligarquía y el ejército guatemalteco, respaldados por el imperialismo estadounidense y el mandato de los organismos económicos mundiales (FMI y BM), impulsaron un proceso de «transición a la democracia» y de implantación del capitalismo en su versión neoliberal de saqueo a los pueblos y sobreexplotación de la clase trabajadora.

Históricamente, los capitales nacionales e internacionales han utilizado al Estado como medio de enriquecimiento. Para ello se han valido de estrategias legales e ilegales.  Entre las primeras pueden mencionarse: exoneraciones y exenciones fiscales, devolución del crédito fiscal, obtención de contratos de obra pública y de prestación de servicios, e instauración de leyes laborales y de inversión favorables a sus intereses. Entre las segundas, a través de la corrupción y la defraudación tributarias y la integración de grupos criminales especializados en saquear las arcas del Estado conocidos como CIACS.

Desde 1954 el Estado se presenta a la población como garante del status quo. Su rostro más visible son las fuerzas policiales y militares, y de manera secundaria, la prestación de servicios públicos discontinuos y deficientes. En todos los ámbitos, la derecha le ha dado direccionalidad a la política pública: desde los planes de seguridad y desarrollo hasta la legislación sobre la familia y las políticas de educación sexual.

En las próximas elecciones, la derecha militar y empresarial, que se financia y enriquece ilícitamente, logrará mantener el control de los poderes Ejecutivo y Legislativo. Su apuesta, como siempre ha sido, será frenar —por diferentes mecanismos— el avance de cualquier iniciativa o proyecto social y popular de izquierda. De esa forma, se garantizará la impunidad, la continuidad de la política de saqueo del Estado y de los territorios, de explotación de las grandes mayorías sociales y de criminalización de la protestas y resistencias al modelo político y económico hegemónico, «legitimado electoralmente».

La izquierda guatemalteca

Con la firma de los Acuerdos de Paz las fuerzas de izquierda pasaron de la clandestinidad a la vida legal e iniciaron su participación en los procesos electorales. Sin embargo, desde 1996, su protagonismo ha ido mermando tanto en su carácter de fuerza opositora como en su función de auditora del funcionamiento institucional del Estado burgués y oligárquico. En cada proceso electoral, la izquierda se presenta más fragmentada y obtiene muy pocas alcaldías y escaños en el Congreso.

Si bien un factor determinante en esta situación han sido las limitaciones impuestas por el sistema electoral, también es cierto que la izquierda ha cometido sus propios errores y que estos no han sido menores. En los últimos años, buena parte de la izquierda ha asumido una postura pragmática y desmovilizadora, cuyo objetivo principal ha sido mantener las fichas de sus partidos. En ese sentido se ha distanciado de las clases trabajadoras y de las clases desposeídas, al punto de renunciar a realizar un trabajo político de largo aliento con éstas. Las lógicas patriarcales, sectarias y caudillistas, que se expresaron en la guerra, parecen haberse profundizado en la etapa neoliberal.

 ¡Decidámonos ya y disputémosle el poder a la derecha!

En las fuerzas de izquierda se encuentra el resabio de ética y dignidad que nuestro país requiere para desmontar la lógica egoísta y mezquina que contiene el proyecto político y económico que la derecha guatemalteca viene liderando desde 1954. Las fuerzas de izquierda tienen el deber de articular un proyecto novedoso que responda a las diversas categorías de trabajadores de este país: hombres y mujeres, indígenas, mestizos y garífunas, obreros urbanos y agrícolas, técnicos y profesionales, trabajadores formales e informales.

Por tanto, las organizaciones firmantes del presente pronunciamiento hacemos un llamado a las distintas fuerzas sociales y populares y partidarias, a realizar una profunda lectura de la compleja realidad contemporánea guatemalteca; a trascender las lógicas electoreras y cortoplacistas y esforzarse por impulsar un proceso de articulación basado en una agenda estratégica mínima. Creemos que las fuerzas de la izquierda guatemalteca deben asumir, a través de diversas formas de lucha, su antagonismo frente al capitalismo expoliador y su Estado clasista, racista, patriarcal y militarista.

 

¡Por los pueblos y la clase trabajadora! ¡Por las mujeres y los grupos oprimidos! ¡Por una acción estratégica contra el autoritarismo y el capitalismo!

 

Guatemala, 18 de mayo 2019

4 Comments

  1. José María Magaña Juárez

    Aunque tarde con relación a la fecha de este positivo Pronunciamiento, felicito a los organizadores del encuentro que lo produjo, y me congratulo por su amplia difusión.

    • Juan Pablo Muñoz

      Muchas gracias, José María, esperamos también que la construcción de la unidad empiece desde ya y desde las bases, ya que parece no haber voluntad entre la dirigencia.

  2. José María Magaña Juárez

    El pronunciamiento me parece atinado y oportuno, aunque no llega a proponer solución alguna de cara a las Elecciones Generales del 16Jun2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *