Salieron 7, siguen más de 100

En el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, reconocemos la lucha del pueblo Maya de Guatemala y de los pueblos originarios del mundo.

Por Emmanuel Andrés

Cuatro grupos étnicos son el pilar de Guatemala, el Maya, Xinca, Garífuna, y Mestiza. Una clara falta de identidad y la alineación a culturas occidentales genera un desgaste de las culturas ancestrales. En un plan orquestado por la oligarquía y la burguesía llamado globalización, pretenden, en pocas palabras, el genocidio de las culturas ancestrales de los países de América.

¿Por qué?

Con la ideología de acumulación económica/material, estos minoritarios grupos burgueses/oligarcas atrapan a los pueblos Mayas de Guatemala con “programas/proyectos de desarrollo” falsos. Este falso desarrollo de empresas transnacionales que terminan siendo hidroeléctricas, mineras, mono cultivos, entre otros.

En el artículo primero de la Constitución Política de Guatemala cita cual debería ser el fin supremo del Estado: “La realización del bien común”, y que es totalmente contraproducente con el actuar de las autoridades estatales, ya que aprueban, promueven y respaldan estos mega proyectos que afectan a la población.

Artículo 1.- Protección a la Persona. El Estado de Guatemala se organiza para proteger a la persona y a la familia; su fin supremo es la realización del bien común.

Las hidroeléctricas, minerías y monocultivos, en ese orden, afectan los territorios y eco sistemas, la salud y la soberanía de los pueblos mayas, que claramente reciben ningún beneficio de estos megaproyectos.

Los pueblos Mayas ancestrales han heredado una cultura de armonía con la naturaleza, en un espectro mayor, el respeto a la sagrada Madre Tierra. La organización social también es parte de esa herencia, que a su vez cuenta con un sistema de justicia propio.

Cuando un megaproyecto pretende instalarse en el territorio de un pueblo, estos se organizan en una consulta comunitaria que es ancestral, legal y legítima. En Guatemala el cien por ciento de las consulta han dado su retundo rechazo a estos megaproyectos.

Por intereses de empresarios, políticos y particulares, los sistemas de justicia estatal son corrompidos por esta causa, líderes y autoridades ancestrales son perseguidos, criminalizados y hasta asesinados por la oposición a los megaproyectos.

En nuestro país hay más de cien presos políticos por la defensa del Agua, el territorio, la VIDA. El pasado 22 de julio fueron liberados siete ex presos políticos del norte del departamento de Huehuetenango, quieres pertenecen a Payxa yajawil kokonob’ (Gobierno plurinacional de los pueblos Akateko, Chuj, Q’anjob’al y Popti’), algunos de ellos estuvieron hasta tres años detenidos injustamente.

El 30 de julio desde la ciudad de Guatemala emprendieron su camino a casa, en una caravana que duró dos días. Fueron recibidos como héroes en diferentes puntos de su caminar. Los siete rectificaron su lucha y su deber por defender la Vida.


“Estamos libres” Rigoberto Juárez Mateo, Autoridad Ancestral Maya preso por 16 meses.

Días más tarde, nuevamente el sistema de justicia estatal demostró su respaldo a los intereses económicos. Otra autoridad Ancestral Maya del departamento de San Marcos fue aprendida de forma arbitraria. ¿Por qué? Por defender la VIDA.
Ya son once los presos políticos de San Marcos.

Defender la Madre Tierra de proyectos de empresas transnacionales, debe ser una obligación moral como pago a la vida que sobre ella se cierne. En el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, debemos reconocer los conocimientos y sabiduría ancestral del pueblo Maya de Guatemala y de los pueblos originarios del mundo.

Apoyar las luchas de los pueblos es nuestro deber.

Leave a Comment