Menú Cerrar

Seguimos discutiendo sobre socialismo

A casi tres meses del inicio del seminario de Introducción al Pensamiento Socialista, más de 40 personas han asistido para discutir algunos de los principales aportes de importantes pensadores del socialismo. ¡Todavía puedes participar!

El catálogo de autores socialistas es amplio. Por ello, el primer problema metodológico que tuvimos fue determinar qué autores leer, cuáles de sus obras leer y en qué orden. La opción elegimos fue tomar un libro base: Introducción al pensamiento socialista. El socialismo como ética revolucionaria y teoría de la rebelión, de Néstor Kohan. En este importante aporte, Kohan hace un recorrido por la historia de las ideas del socialismo, desde las primeras manifestaciones literarias de los pueblos antiguos —las cuales apuestan directamente a favor de la justicia social-, pasando por los socialismos denominados utópicos, hasta sus versiones más cercanas incluso a la realidad latinoamericana del siglo XX.

Cada uno de los autores que se han estudiado son presentados a través de una breve biografía, seguida de un extracto literal de alguna de sus obras. Estas selecciones se centran en aquellos pasajes donde los autores plantean más nítidamente un punto nodal de su concepción socialista del mundo y de la realidad social. La forma como fueron repartidos estos autores para las lecturas de cada encuentro se debe a criterios de proximidad temática, como puede observarse en la programa del seminario. Así, por ejemplo, la sexta sesión se referirá a un necesario debate sobre la mujer en el marco de la teoría y práctica revolucionaria y para ello se discutirán los aportes de Flora Tristán y Ho Chi Minh. Además de las discusiones presenciales, en la página del Ceppas se habilitó un foro virtual, a través del cual se continúan las discusiones, alrededor de algún tema que haya sido recurrente de interpretaciones diversas durante la última sesión.

La metodología que se siguió para el desarrollo del seminario es participativa. Como se observa, la idea del curso no es acudir a intelectuales consumados para que expongan con “autoridad” cada uno de los temas sino leer los extractos —quien lo desee y tenga tiempo puede acudir a las obras completas- e iniciar debates que partan de la comprensión individual y de la experiencia personal de cada asistente.
La dinámica de los encuentros tiene tres fases fundamentales: una o un voluntario previamente definido expone una biografía básica del autor (incluyendo datos que no hayan sido expuestos por Kohan); otra persona traslada a los restantes miembros las ideas más básicas del texto; y, finalmente, otra u otro voluntario propone, utilizando su mayor ingenio, un aporte gráfico o auditivo que relacione lo que se ha expuesto con la realidad directa e inmediata del país o de actualidad mundial. Esto se ve enriquecido por el permanente debate de todas y todos.

Los autores que ya se han estudiado han sido Babeuf, Marx, Engels, Lenin, Lafargue, Bernstein, Luxemburgo, Einstein, Trostsky, Gramsci y Chávez. Dado que todos han sido debatidos de forma muy general, la invitación para profundizar en la obra particular de cada quien queda servida siempre sobre la mesa de cada seminarista. Conocer alguna idea básica de un autor es siempre el mejor enganche para compenetrarnos en su época, en su biografía y en su obra, tanto intelectual como política. Los autores que restan por discutir son: Tristán, Ho Chi Minh, Sartre, Marcuse, Dutshke, Mariátegui, Dalton, Castro, Torres, Mella, Roca, Maltodano, Ponce y Guevara.

En cada sesión han habido puntos de confluencia entre las y los asistentes, así como acalorados debates en torno a puntos específicos. Algunos de los temas que más comúnmente han provocado arduo y concienzudo debate han sido la forma cómo debe generarse la transición al socialismo, el papel del Estado y de los intelectuales en dicho proceso, la posibilidad de forzar un proceso revolucionario, la viabilidad hoy día de cambios, el papel decisivo de la historia local en cada proceso revolucionario, la necesidad o no de un partido dirigente, el programa mínimo de un movimiento de transformación radical del mundo, las capacidades explicativas del marco conceptual del marxismo clásico para el caso guatemalteco y muchos más.

A pesar de lo anterior, todos los grandes debates han girado entorno a la gran pregunta, podría decirse del siglo: ¿qué hacer? Existe una consciencia clara en todas y todos los que participan en el seminario de que es urgente aportar para que el país y el mundo transiten de la actual situación cotidiana y profunda de injusticia hacia modelos de desarrollo que sean incluyentes, democráticos y equitativos. Se reconoce también que para que ello ocurra no existen fórmulas y que los aportes teóricos y prácticos de las y los grandes pensadores socialistas son eso, aportes, herramientas de análisis, pero que los senderos exactos y pertinentes corresponden en todo momento a las personas de carne y hueso que se encuentran en un contexto determinado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *