¿Horizontalidad y horizontal-edad? Ecología social entre todas y todos

Proponemos incluir a la niñez y adolescencia de nuestros países en la transformación social basada en los principios horizontales de la Ecología Social.

Por Andrea Gómez

La propuesta de la ecología social, como entramado teórico, ideológico y político, se nos muestra en la obra de Murray Bookchin como una caja de herramientas que se abre ante nosotros no sólo para ahondar en cuestiones puramente abstractas, sino también como una posibilidad de comprender algunas de las relaciones estructurales de nuestra realidad latinoamericana. Autores como Pino, Morín y Gudynas se han apropiado de la teoría y aplicado a la realidad de estas latitudes.

Planteamos que aunque los fundamentos teóricos que sostienen las visiones de la ecología social en países hispanohablantes del continente son coherentes entre sí, las condiciones actuales sociales y ambientales demandan pasar de la investigación a la acción con una ética contundente.

DE LA INTERPRETACIÓN DEL MUNDO A SU TRANSFORMACIÓN.

La postura de Latinoamérica desde organizaciones y colectivos como el Centro Latinoamericano de Ecología Social (CLAES, Uruguay), la Red Peruana por una Globalización de con Equidad (REDGE, Perú), la Red Latinoamericana y Caribeña de Ecología Social (REDLaces) y el Centro de Políticas Públicas para el Socialismo (CEPPAS GT), entre otros, tienen años buscando alternativas para el ambiente y la convivencia entre seres humanos.

Las acciones de estos colectivos y organizaciones actualmente guían los pasos de la ecología social. Después del recorrido arduo y complejo que estos han tenido, hoy sabemos que para ser aplicada en la práctica, los países y muchas veces sus pueblos originarios encaran una lucha por el territorio que implica enfrentar desafíos como la criminalización, la persecución e incluso el asesinato de sus defensores y defensoras.

En 2015, Latinoamérica estaba cerca de alcanzar los 630 millones de personas. De estos, 160 millones eran jóvenes entre 15 y 24 años y un 37.3% de estos estaban sumidos en pobreza o indigencia. La ecología social como planteamiento organizativo federativo y horizontal en la nueva dinámica de sociedades con capacidad reflexiva nos hace preguntarnos ¿cuánto más podemos potenciar la ecología social si no incluimos desde ahora en nuestra discusión a los miembros más jóvenes de nuestras sociedades?

Si como LatinoamericanXs nos enfocamos en la inclusión que cuestione el modelo de interrelaciones sociales asimétricas; no aceptamos argumentos clásicos desde una visión de dominación y falso sentido de poder como la diferencia del capital intelectual entre grupos, criterios etarios, falta de visión crítica o el desconocimiento del potencial. Convertir en uno con una nueva ética horizontal entre la población adulta, la juventud y la niñez. Hacer de la ecología social no sólo un marco teórico, ideológico y político sino un replanteamiento de la manera en que interactuamos entre nosotras(os).

INCLUIR NUEVAS VOCES.

Esto podría ampliar la discusión para tomar ventaja de este momento pensando en una apuesta por la inclusión en las filas de militancia por la ecología de otros miembros; transmitiendo y conformando en el largo plazo, colectivos participativos e incluyentes.

Cuando hacemos esta propuesta, no hablamos de olvidar a las y los autores que nos han guiado históricamente o de abandonar los postulados y principios de la ecología social para pasar a una dinámica puramente empírica.

Hablamos de discutir la ecología social y pensar en la creación de nuestros programas, de nuestras líneas de trabajo desde la incorporación de criterios, necesidades y visiones frescas. Construir conocimiento colectivo con la niñez y adolescencia a través de metodologías educativas liberadoras, que además problematicen nuestras realidades desde una edad temprana. Abrir espacios lúdicos, investigativos y reflexivos a un grupo que no necesariamente está familiarizado con la E.S. Asegurarnos de construir la academia y la práctica como movimientos vigentes y de luchas legítimas. Saber que la horizontalidad empieza en nuestros vecindarios, en nuestras comunidades.

Decimos estar a favor de le equidad pero todo sigue sucediendo en el mundo de los adultos exclusivamente. Guiar la discusión hacia la horizontalidad propuesta desde la inclusión, es una tarea pendiente. Pensarla y hacerla es una posibilidad para una Ecología Social Latinoamericana más horizontal. Miremos a nuestra comunidad y veamos a quiénes todavía estamos pendientes de escuchar; transformando nuestras relaciones sociales y caminando hacia adelante en una relación armónica con la naturaleza. En el 10°. aniversario de la muerte de Murray Bookchin, proponemos llevar su teoría a la práctica y hacerla nuestra.

PARA SABER MÁS

Leave a Comment